¿Qué comer para rendir al máximo en las pruebas físicas?

¿Aspirante a bombero? ¿Preocupado por rendir al máximo el día de las pruebas físicas o incluso durante cualquiera de tus entrenamientos previos? ¿Qué desayunar el día del examen?

Es evidente que como opositor a bombero tendrás que planificar cuidadosamente lo que comerás el día de las pruebas físicas, ya que tu cuerpo se verá sometido al máximo estrés físico y mental.

Esta no es una oposición sencilla, o sea que procura echarle a tu organismo combustible de alta calidad antes y durante las temidas pruebas.

Qué comer antes de las pruebas físicas

Nutrición durante la oposición

Comer bien sólo el día de la oposición no es suficiente. Tu cuerpo necesita ir aclimatándose durante un periodo de tiempo lo suficientemente extenso como para llegar a expresar los beneficios de la dieta durante el día del examen.

Recuerda también lo básico: si comes basura, funcionarás como tal, es decir, rendirás de forma nefasta. Lógico, ¿no?

Ten en cuenta estas pautas en cada menú:

Hidratos de carbono

En lo que respecta a los cereales, opta siempre por la quinoa, por el arroz integral o por pastas que no sean de trigo (maíz, trigo sarraceno, quinoa, etc.), antes que por el arroz blanco o la pasta tradicional de trigo. Los primeros están a años luz de los segundos en cuanto a nutrición.

No te olvides de las legumbres: puedes incluir pequeñas porciones de lentejas, garbanzos, judías y guisantes en tus comidas principales.

Proteína animal

Pescado, huevos, queso, pavo, pollo, cerdo o carne roja. Tómalos siempre sin abusar y preferentemente de origen ecológico, ya que las opciones estándar están plagadas de sustancias nocivas. No es necesario que consumas carne o pescado todos los días. Opta mejor por huevos ecológicos o queso de cabra.

Grasas

Limita las grasas perjudiciales, es decir, no tomes fritos hasta que termine la prueba. Puedes comer un poco de mantequilla, pero olvídate de las grasas hidrogenadas y los aceites “parcialmente hidrogenados” (galletas, patatas fritas, bollería, margarina, etc.). Recuerda esto: este tipo de grasas son como lodo en tus venas capaz de afectar a su capacidad para transportar oxígeno, por lo que te quedarás sin aliento más fácilmente y tus movimientos serán más lentos.

Aprende además a distinguir las grasas buenas de las malas. Un puñado de nueces crudas, unos aguacates o aliñar tus comidas con aceite de oliva sólo proporcionan beneficios a tu cerebro.

Qué comer antes de las pruebas físicas

He aquí algunos alimentos de los que debes huir…

Azúcar y harina refinada

Aléjate de ellos. Son carbohidratos de cadena corta o carbohidratos simples que pueden ofrecerte un pico de energía que va disminuyendo a medida que el azúcar en sangre cae en picado. En la medida de lo posible, opta por harinas no refinadas y por pan o pasta integral, y evita el azúcar blanco (refinado). Aparte de entregarte la energía de forma irregular, son una fuente de perjuicios para tu salud.

Alimentos procesados

¿Qué decir que no sepas de la comida procesada? Están repletos de todas las sustancias prohibidas descritas hasta ahora: grasas hidrogenadas, azúcar y harina refinada. Acostúmbrate a comer cosas integrales (comida a la que no le han robado la fibra) y cosas que no hayan sido modificadas desde su cultivo. Acostúmbrate a comer comida de verdad.

Qué comer los tres días anteriores a las pruebas físicas

Como ya habrás intuido, lo óptimo sería tener en cuenta estas pautas de nutrición desde unos cuantos meses antes de las pruebas (y durante toda la vida a ser posible). No obstante, centrémonos en los días clave: los tres días anteriores al gran evento.

Qué comer antes de las pruebas físicas

Desayunos y meriendas

Incluye 3 o 4 raciones de fruta en los desayunos o meriendas. En ambas ocasiones puedes prepararte un batido de fruta y abundantes hojas verdes (espinacas, canónigos, acelgas, rúcula, etc.). De esta forma aumentarás la cantidad de fruta y verdura sin esfuerzo.

También puedes desayunar y merendar unas tostadas con aceite de oliva, tomate e incluso o un poco de mantequilla. La clave para que esta comida no reste, es elegir un buen pan. Opta por los integrales, por los que lleven menos aditivos (echa un vistazo a las etiquetas y te sorprenderás), y por los panes sin gluten (este componente NO es tu amigo).

Comidas principales

Incluye 3 o 4 raciones de verduras poco cocinadas. La mejor opción es al vapor. No pienses en este plato como algo insípido. El truco está en poner al vapor distintas hortalizas, verduras, setas e incluso algo de pescado o carne, y aliñarlo en el plato con aceite de oliva y con las especias que más te gusten (cúrcuma, orégano, pimienta, etc.). Añade a tu mezcla un aguacate, un poco de queso de cabra y un huevo cocido, mézclalo todo y tendrás una comida top. Durante el día (mejor que en la cena), puedes añadir a tu mezcla un poco de quinoa, arroz integral, pasta (no de trigo) o legumbres.

Añade algo de sal marina, sal de hierbas o sal rosa a tu comida.

No escatimes con el agua a lo largo de estos días. Las infusiones también cuentan.

Qué comer antes de las pruebas físicas

Pautas de alimentación durante el día de las pruebas físicas

¿Qué desayunar el día de las pruebas? ¿Cuándo levantarse? ¿Puedo picar en los ratos muertos? ¿El qué? Este es nuestro consejo:

Despierta al menos dos horas antes del examen.

Bebe algo caliente para que puedas ir al baño antes de salir de casa. Esto te ayudará a sentirte más ligero y a ser más rápido.

Tómate un café o dos para movilizar ácidos grasos libres, lo que quemará grasa y reducirá el consumo de glucógeno (necesitarás la mayor cantidad posible).

Come dos o tres huevos, avena y unas tostadas de pan de calidad con aceite de oliva.

Prepara un batido de fruta y verdura y llévatelo para los ratos muertos o la merienda. Lleva también unas nueces crudas y una botella de agua.

Si vas a hacer las pruebas por la tarde, llévate un tupper con un almuerzo similar a los de los días previos al examen. No comas nada prohibido. Sólo te restará puntos.

Cuida cada detalle en un día como este y no le des a tu cuerpo ni una excusa para rendir por debajo de su máximo 😉

Qué comer antes de las pruebas físicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *